Sébastien Faure: de jesuita a anarquista

Galería anarquista

La luna llena de abril nos recordó que estamos en Semana Santa, razón por la que presentaremos la mítica obra Doce pruebas de la inexistencia de Dios del propagandista y anarquista francés Sébastien Faure, quien en su juventud fue un obediente devoto educado por jesuitas, según cuenta su amigo italiano Hugo Trene:

Nació el 6 de enero de 1856 en Saint Etienne de una familia rica y de costumbres muy católicas. Sébastien Faure mismo, hasta los treinta años, fue un creyente ferviente, y no solo eso, sino que contra la propia voluntad de su padre que quería mantenerlo a su lado e instruirlo en los “negocios”, a la edad de diez y seis años y medio quiso hacerse novicio jesuita. Por lo demás había sido educado desde la infancia por los jesuitas, que, como se sabe, “conocen el arte” de influenciar la sensibilidad y el alma infantil. Su convicción y su entusiasmo eran tan grandes que fue siempre distinguido e indicado como un ejemplo. Y eso duró hasta la muerte de su padre, que tuvo lugar dos años y medio después que Sébastien entró a formar parte de los novicios jesuitas. Fue a su cabecera, y ante las insistencias del moribundo, como Sébastien Faure prometió dejar a los jesuitas para asumir la dirección de la familia –era el hijo mayor– que por lo demás estaba reducida, a consecuencia de algunos reveses financieros, a condiciones bastante duras. La necesidad de ayudar a la familia, privada del padre y en mala situación financiera, fue en realidad la verdadera y única causa que indujo a Sébastien Faure a dejar el hábito talar. Tan verdad es esto que durante largos años aún permaneció ferviente y entusiasta creyente. Fue sólo hacia los treinta años cuando lentamente, impulsado por la necesidad humana de defender sus ideas religiosas, comenzó a leer libros contrarios y se abrió camino en él la duda.

Poco después de esa crisis Sébastien Faure se convirtió al anarquismo, y se hizo uno de sus más calurosos y elocuentes defensores, y a esa idea dio su pasión y su entusiasmo eternamente joven.

[La Protesta (Buenos Aires, 1927)]

Si deseas conocer más acerca de Sébastien Faure y su obra, te invitamos a descargar su libro Doce pruebas de la inexistencia de Dios, un “clásico” que sumamos a nuestra Biblioteca de Divulgación Anarquista:

Deja un comentario