Domingo de Resurrección: “12 pruebas de la inexistencia de Dios”, de Sébastien Faure

Descargas, Novedades

Estas pruebas que Sébastien Faure (1858-1942) presenta para demostrar la necesaria inexistencia del Dios cristiano son elaboradas fórmulas lógicas, mecanismos que operan correctamente sólo con sus propios conceptos. Aquí está la inevitable relatividad que ellas portan, aunque no obstante, brillen con grandiosidad como claras formulaciones de ideas. El curso de todas ellas busca ser inoponible, quieren desmantelar los cimientos en los que se apoya el mundo cristiano, el mundo del “Dios vivido”, pero sin antes afirmar con entusiasmo el inexpugnable valor de la ciencia y la razón. Es un gesto que ya durante aquellos años había tenido importante trayectoria (la primera edición de estas pruebas es de 1920), cuya culminación estaba en pleno siglo XIX, con la aparición de Feuerbach, Marx y el pensamiento anarquista científico, representando una ofensiva cultural hacia una religión que mostraba un terrible y descompuesto aspecto desde hace ya varios años.

¿Cómo un organismo con partes tan disociadas ha logrado retardar tanto su descomposición? Al día de hoy todavía arrastramos el lastre de instituciones cristianas que logran perdurar generalmente al alero de los gobernantes, animadas con una vitalidad poco genuina, que apenas palpita bajo decadentes tradiciones sostenidas por fechas conmemorativas cuyo contenido espiritual está casi completamente perdido. Ese es el caso, por ejemplo, de la festividad de la Semana Santa, que culmina con la conmemoración de la maravillosa resurrección de Cristo, que viene a demostrar su doctrina de salvación, doctrina que los Apóstoles debían anunciarle al mundo como “la buena noticia” que Dios les deparaba. Esta alegría inusitada debería promoverse el día de hoy, aunque en realidad el resto del tiempo el mensaje de amor y felicidad fue casi siempre sustituido por la amenaza de la persecución y del castigo.

Hemos vivido como sociedad demasiado tiempo con tremendas contradicciones. Deberemos insistir en ellas, especialmente un día como hoy, cuando se nos aparecen tan claras e inadmisibles.


Expuestas originalmente durante una conferencia, en estas 12 pruebas de la inexistencia de Dios Sébastien Faure no sólo expone cono genialidad sus ideas, sino también expresa uno de sus mayores méritos: haber sido uno de los más importantes promulgadores de las ideas anarquistas. Orador destacado, recordamos a Faure por la titánica tarea de haber impulsado la Enciclopedia anarquista, un proyecto que siempre estará por hacer. De igual modo, su obra Dolor Universal (1895) y sus ideas pedagógicas, aplicadas en el orfanato La Ruché (La Colmena), forman parte del repertorio que Sébastien Faure nos ha legado como un pujante diálogo para todas y todos aquellos que pregonamos el advenimiento de días en que la Justicia y la Igualdad se realicen mancomunadamente en una sociedad libre, cuya consolidación no amerite la eterna espera de salvadores, sino el trabajo constante y solidario de personas que respeten sus diferencias y comprendan que la amistad es un sencillo gesto que nos aparta de la servidumbre.


El libro se puede descargar desde el siguiente enlace:


Deja un comentario